Charla en la Universidad de Palermo (tarde pero seguro)

El miércoles 5 de septiembre fui invitado por el gran Ramiro Fernández (blog / twitter) a disertar sobre mercado editorial en la Universidad de Palermo dentro de la clínica: “La industria de contenidos y los nuevos medios”

Distintos especialistas de cuatro industrias diferentes: medios audiovisuales (cine y televisión), medios editoriales (diarios y libros), música y publicidad brindaron su visión sobre estos sectores.

Quiero agradecer especialmente a Ramiro por la invitación y su generosidad.

Si quieren ver más sobre la clínica pueden encontrarlo aquí.

Charla debate: “El libro digital: presente y futuro”.

El 7 de agosto voy a participar en una charla debate sobre el libro digital, su presente y futuro. Entre los expositores estarán los escritores Claudia Piñeiro, Vicente Battista, Cristina Feijóo, Gabriela Cerruti y el editor Alejandro Katz sumado a quien escribe.

Antes del debate y a modo de introducción, la Licenciada en Ciencias de la Comunicación Ana Broitman (profesora adjunta del seminario Orientación para la Realización de Tesinas de la carrera de Edición) presentará el libro “Pensar la Edición”, editado por la Editorial de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Agradezco especialmente a Pablo Borreani por la invitación.

Lugar: Los chisperos, Carlos Calvo 240, San Telmo.

Horario: 19:30 horas.

Entrada libre y gratuita.

¡Están todos invitados!

Mi abuelo de 93 años probando un ebook interactivo que hice para iPad :)

Tecnología, familia y sentimientos muchas veces parecen alejados pero cuando uno ve a su abuelo de 93 años probar un dispositivo electrónico como una tablet con un ebook interactivo que uno realizó se da cuenta que la realidad es más compleja que nuestras arbitrarias clasificaciones.

A mí me emocionó verlo emocionarse e interactuar 🙂

Video realizado por mi hermano Justo Echeverría. Para conocer más sobre sus trabajos pueden visitar el siguiente link.

Próximas charlas

Luego de mucho trabajo a principio de año y con varias novedades que próximamente les iré contando aprovecho para copiarles las siguientes charlas que daré:

.

  • 3 de abril – Videoconferencia para el Master en Idiomas y Relaciones Internacionales de la Fondazione Milano (Italia), dipartimento di Lingue. Tema: “Mercado editorial y edición digital en América Latina” -> link

  • 21 de abril – Charla en TEDxLa Rioja. Título: “Último momento: los libros están muertos”. PD: no sacar conclusiones apresuradas por el nombre de la presentación 🙂

  • 12 de mayo, de 11 a 14hs – Charla en la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). Posgrado de la Especialización en Edición de la Carrera de Periodismo, Facultad de Ciencias Sociales. Dirección: 44 Nro. 676, entre 8 y 9. Aula 8. Entrada libre y gratuita (link).

  • 8 de junio, 16hs. Charla en ConectarLab el Laboratorio del Futuro de Conectar Igualdad.

  • 11, 12 y 13 de julio. Clínica intensiva en la Universidad de Palermo: “Presente y futuro del mercado editorial”. Participan: Daniel Benchimol (Proyecto451), Violeta Notinger (Alfaguara Infantil – Grupo Santillana), Mariano Carrizo (Manager Desarrolladores iOS Argentina), Roberto Igarza (Inverstigador en nuevas formas de consumo cultural).  Link para más información.

  • 26 y 27 de julio.  Share Convention 2012: Séptimo Congreso Nacional de Desarrollo Profesional para profesores de Inglés. Participaré en mesa de debate sobre educación y nuevas tecnologías.

Borges: libros, arena, bits y un acto de magia*

El número de páginas de este libro es exactamente infinito.

Ninguna es la primera; ninguna, la última

El Libro de Arena

Qué lindo es soñar

En el cuento El libro de Arena publicado en 1975 y que le da título a la obra del mismo nombre Borges imagina un libro particular. En él, las páginas parecen brotar de su interior y es imposible encontrar la primera o la última hoja. Este objeto es capaz de contener dentro de sí muchísimos otros libros gracias a su extraña naturaleza aparentemente infinita.

Ahora bien, jugando y continuando con la propuesta de Borges tratemos de pensar en ese mismo libro mejorándolo e incorporando todas las características que como lectores podríamos desear.

Soñar no cuesta nada (diría Kevin Johanson)

Sin lugar a dudas, uno de los primeros requerimientos sería tener un peso similar al de un libro de papel para poder transportarlo cómodamente.

Otra característica importante podría ser su capacidad parar contener todos los libros que podamos llegar a leer en nuestra vida. Imaginemos que vivimos noventa años y leemos un libro por semana. Esto nos daría como resultado un total aproximado de tres mil libros, número que seguramente la mayoría de los mortales no alcanzaremos a leer pero que le exigiríamos a nuestro mágico artefacto.

Sumemosle la posibilidad de incorporar nuevos títulos, borrar los que no nos hayan gustado y dado que estamos imaginando y somos exigentes también la capacidad para consultar a través de él diversos diccionarios y enciclopedias.

Por supuesto, valoraríamos mucho poder adquirir nuevas obras en el momento que deseásemos sin necesidad de trasladarnos a una librería. No nos gusta levantarnos a mitad de la noche para averiguar si aquel preciado ejemplar publicado hace cinco años aún se encuentra disponible en la sucursal de Cabildo y Juramento.

Sería inestimable, por otra parte, la posibilidad de tomar anotaciones y realizar subrayados. Imaginemos la sonrisa que nos nacería al leer los apuntes que tomamos a los dieciocho años en nuestro primer año de facultad o al ver subrayada la última frase de El Principito leído en nuestra infancia.

Otra característica destacable sería la de no dañar la vista. Estamos cansados de las agresiones a nuestras pupilas por parte de televisores, computadoras y celulares. Este objeto mágico decididamente no puede caer en el mismo error.

Que no sea frágil y que sea innecesario cargarlo constantemente lo damos por supuesto.

Finalmente, dado los tiempos que corren, es imprescindible, nosotros los lectores lo exigimos, que ese libro de arena no tenga un precio inaccesible. No querríamos que nuestra envidia fulmine a aquellos pocos poseedores de tan costoso objeto. Mejor un valor bajo. Como nos enseñaron nuestros mayores, si soñamos hagámoslo en serio.

Magia a lo Harry Potter

Sabiendo todas las características deseables ahora podemos tomarnos unos segundos para respirar y darnos cuenta que este libro mágico imaginado por Borges existe.

Los magos hace tiempo dejaron de tener injerencia en nuestro mundo pero hace unos años de una forma imprevista ingresaron en el mundo editorial.

El Libro de Arena hoy en día se llama libro electrónico (e-reader o lector de libros electrónicos son sus otros nombres) y cumple absolutamente todas las condiciones que señalamos (incluso algunas más).

Los invito a probarlos y vivir algo que Borges imaginó hace más de treinta años y que hoy tenemos la dicha de contar con él. No lo desaprovechemos.

PD: Pueden obtener más información buscando en internet palabras como Kindle, Papyre, Nook o Sony Reader, entre otros.

*Aclaración: el siguiente artículo fue publicado originalmente en el número 42 de la revista Maestra dedicada a los docentes de la Provincia de Santa Fe. La publicación es bimestral y cuenta con una tirada de 15.000 ejemplares. Dada la limitación de una publicación impresa modifiqué parcialmente el texto. Agradezco a Juana Di Matteo por la invitación a escribir.

Entrevista para “EnNotas”

Nuevo post de agradecimiento. En este caso a Sebastián Mónaco quien me entrevistó para el portal EnNotas.

La entrevista se centró en la situación de los ebooks en América Latina y en nuestro trabajo con Editorial Autores de Argentina.

Les dejo el link hacia la nota completa y les copio dos pasajes de la misma.

Como editor creo que no debemos tratar de imponer un gusto personal en cuanto a formatos sino ofrecer la mayor cantidad de alternativas posibles para que el lector elija la que quiera en el lugar y momento que le resulte adecuado. En última instancia, lo importante para nuestra tarea es difundir contenidos no vender papel o bits.

Desde el comienzo nos planteamos vincular fuertemente la tecnología con el mercado editorial y así es como comenzamos a producir libros por demanda (desde 1 ejemplar en adelante) no sólo en Argentina sino también en España y Méjico, avanzamos en el uso de las redes sociales cuando no era habitual en este campo y apostamos fuertemente por los libros digitales tanto en Argentina como en el exterior.

Internet: la mayor revolución de la historia*

Al leer el título seguramente pensará que la tesis es una exageración realizada por algún fanático de Internet alejado de la realidad. Puede ser correcta la apreciación pero lo invito a analizar algunos elementos y dejar esa imagen en suspenso hasta el final del artículo.

Preguntas previas

Antes de responder, el principal problema al que nos enfrentamos es el de la contemporaneidad al fenómeno mismo: ¿cómo evaluar nuestro presente y su importancia histórica si estamos inmersos en él? ¿cómo conocer el desarrollo de algo que tiene una corta vida y se encuentra aún en su adolescencia? ¿cómo prever su desenlace? ¿cómo comparar procesos, épocas y fenómenos? ¿existe posibilidad de hacerlos conmensurables?

Otro inconveniente es que creemos habitualmente que el presente nos opaca la mirada (acaso porque lo juzgamos tardíamente con lentes anacrónicas). ¿Caeremos en la misma lógica?

Para evaluar la hipótesis del título lógicamente es necesario pensar Internet y su crecimiento. Ahora bien, como sabemos que aún estamos inmersos en su desarrollo vamos a recurrir como principal herramienta teórica a la idea de signo o huella (estrategia similar utilizó Kant para analizar la Revolución Francesa). Una huella o signo es algo que nos señale un antes y un después en nuestra historia, algo que deja una marca de la cual ya no se pueda volver atrás y constituye una revoución. Tomar como eje estos conceptos nos guiará hacia una posible respuesta.

Nuestro objetivo, por lo tanto, no será buscar un evento o hecho que nos demuestre su importancia fáctica sino algo que nos indique un camino del cual sea imposible regresar.

Una revolución silenciosa

La primera objeción que uno podría enunciar se relaciona con la importancia histórica de otros acontecimientos. Existieron revoluciones políticas como la francesa donde corrieron ríos de sangre; revoluciones tecnológicas como la invención de las máquinas a vapor o la imprenta de Gutenberg; hechos como la llegada del hombre a la Luna, por nombrar solo algunas. Frente a esos cambios, ¿por qué podríamos considerar a internet la mayor revolución de la historia? ¿cuál es su mérito para ingresar a un club tan selecto?

Aclarando el fenómeno

Con la invención de la imprenta de Gutenberg no se creó solo una nueva forma de hacer un objeto llamado libro. Se cambió la manera de hacer circular el conocimiento y, como sabemos, conocimiento es poder con lo que se alteró el orden político, económico y social, entre otros.

Ahora bien, Internet viene a significar algo mayor.

¿Cuál es la esencia de esta revolución?

Suponer que internet es solo un fenómeno tecnológico es un gran error. Internet es la mayor conexión en la historia entre humanos; es desarrollar de una nueva manera nuestro potencial. Estamos implementando el mayor proyecto colaborativo que se haya hecho sin un orden claro y descentralizado. Una vez llegado a este punto, no podemos volver atrás. Nuestra conexión entre humanos va a ser permanente y con los años iremos sumando constantemente nuevas voces, opiniones, conocimientos, experiencias, gustos, etc. Allí reside su importancia histórica.

En este momento dos mil millones de personas (y estamos aún en una etapa temprana) están comunicándose, divirtiéndose, informándose, aprendiendo, leyendo, creando, debatiendo, comerciando y muchas cosas más. Es el comienzo de una revolución global que afecta todos los campos como probablemente nunca antes sucedió. Pensemos cómo nos comunicábamos hace cuarenta años, el acceso a la información que teníamos, la manera en que comerciábamos por nombrar solo algunos.

Por otra parte, si tomamos como referencia la ley de Metcalfe según la cual el valor de una red aumenta proporcionalmente al cuadrado del número de usuarios del sistema podemos imaginar el potencial que aún no desarrollamos (somos más de 6 mil millones de humanos). Nos encontramos en la adolescencia.

Prever su desarrollo es algo imposible en este momento pero podemos con estos elementos rever si la tesis del título merece ser defendida.

*Aclaración: el siguiente artículo fue publicado originalmente en el número 41 de la revista Maestra dedicada a los docentes de la Provincia de Santa Fe. La publicación es bimestral y cuenta con una tirada de 15.000 ejemplares. Dada la limitación de una publicación impresa modifiqué parcialmente el texto. Agradezco a Juana Di Matteo por la invitación a escribir.